Ir al contenido principal

DÍAS DE BAJONA

El enfado surge por diferentes motivos pero generalmente, en mi caso, el motivo es la comparación o el sentimiento de importar menos. Este enfado pensado así de forma general puede llevar a lo peor porque, así tomado en general es verdad que yo soy menos, llevamos menos tiempo.

Cuando me siento menos valorada trato de pensar en todo lo que ha /han hecho y siguen haciendo para que yo esté a gusto. Trato de bajar a la realidad y pensar en situaciones concretas. Teorizar sobre algo general sin concretar en cuáles son lo actos que nos hacen sentir bien o mal no es la solución a nuestros momentos de bajón. Sin embargo, si pensamos en hechos concretos, buenos y malos, y tratamos de hacer un balance de cómo nos sentimos recordando lo que pasó, o lo que no pasó y nos hubiera gustado que pasara o que no pasara; si conseguimos "revivir" estos momentos podremos hacer un balance, subjetivo, eso sí, y saber qué situaciones nos hacen sentir mal y descubrir los motivos por los qué nos hacen sentir mal esas determinadas situaciones. Si descubrimos el hecho concreto que nos hace sentir mal la dificultad es más fácil de resolver.





Sé que ese miedo tiene un botón de off, pero en cada situación está puesto en un sitio distinto y hay que encontrarlo cada vez. Para cada situación de miedo hay un disparador distinto. Cuando se tiene miedo, el resultado habitual es el cabreo, pero encontrar por qué surgió ese miedo es la tarea fundamental para acabar con él. Si vas ganando confianza en tu pareja además esa tarea se vuelve muy terapéutica y fomenta y fortalece la confianza en tu amor y en tu amor y tu metamor como pareja.

Cuando el cabero sale a la luz, en mi caso por lo menos, es un cabreo generalizado. Algunas veces pienso que el cabreo es porque tiene otra pareja a la que también presta atención, pero si consigues ir de lo general a lo particular  al final descubres que te has cabreado porque no le ha dado al Like en tú publicación de Facebook, o por que no te contestó a un Whatsapp. Si hubiera apretado el botoncito con el dedo hacia arriba, o te hubiera contestado con siete caras con los ojos fuera de las órbitas en forma de corazón, el hecho de que tenga otra pareja habría pasado a un segundo plano. Pero no lo hizo y, como estas en esta situación, todo lo relacionas con el hecho de que "existe alguien más" cuando en realidad el problema no es ese, sino que el problema es que no te prestó la suficiente atención en el momento que tú querías. Esto es sólo un ejemplo.

A partir de hay que plantear una forma de expresarnos que nos permita decir lo que sentimos sin ofender al otro, o tratando de no ofender al otro u otros en este caso. No siempre es fácil. Creo que al final aceptar dónde estás y "confiar" en las personas con las que ha aparecido, por el transcurso del tiempo, una relación de confianza es lo mejor que se puede hacer.

Para luchar contra el miedo  es muy importante confiar en quién según tu teoría es el agente de tu miedo. En mi caso es mi metamor (habrá otro post específico sobre él). De la relación que se genere entre los dos (tu metamor y tú) dependerá en gran parte el éxito de la convivencia.

Ya hablaba en este post:  TIPOS DE DINÁMICAS /RELACIONES sobre la relación entre tu metamor y tú. Es la tercera que surge por orden de aparición pero no de importancia.
Entender que la otra persona no representa una amenaza para tu relación es la base de la relación a tres y de alguna forma esa es la confianza que depositas en tu vértice con la complicidad de tu metamor. La existencia de su pareja, la de ellos, no representa una amenaza para la tuya. Ni la tuya para la de ellos.

Comentarios

  1. Me siento tan identificada en el post... los pollos que he montado por miedos e inseguridades, además no me ha hecho falta enfadarme, lo somatizo y tengo pesadillas o me pongo enferma...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Espero que esta entrada y el blog en general te sirvan de ayuda. Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

LO MÁS VISTO

TU METAMOR

Tu metamor, como diría el mío es como el "cuñao" y hay cuñaos con los que te llevas bien y "cuñaos" con los que no (hablo en masculino porque creo se entiende mejor el sentido del término "cuñao"aunque cuñás, también existen). Eso es así; y el requisito más deseable que puedes encontrar en tu metamor es que sea compatible contigo.

Por supuesto que también puedes no llegar a conocerle, aunque yo creo que si pretendes tener con tu amor una relación más profunda y la suya ya lo es; tarde o temprano tendrás que pasar por el trance. Yo preferí hacerlo más temprano que tarde.

Sinceramente, no sé cómo hicimos para caernos bien. Supongo que tenemos un interés común superior. Supongo que él nos lo ha puesto muy fácil desde el principio (en el sentido de ceder para que yo tuviera más tiempo) y yo traté de ir haciéndoselo más fácil en la medida de mis posibilidades, que cada vez han ido siendo más. Supongo que somos parecidos en muchas cosas. Supongo que los dos hic…

NIÑO INTERIOR

Tengo un niño interior que se pasea de "niño sumiso" a "pequeño profesor" como el que anda por el pasillo de su casa. El niño sumiso tiene miedo y el "pequeño profesor" intenta ser adulto en un mundo que desconoce. Pero no sabe cómo. Cómo se es adulto si todavía no se sabe simplemente ser niño?

Mi niño creativo quiso entrar aquí, la emoción, ya se sabe. El adulto pensó que ella era seria y que ofrecía algo sincero, aún en circunstancias especiales; y el padre no tuvo mucho que decir, sólo se dispuso a esperar ver, paciente, el cadáver pasar.

Ahora, una vez dentro, el niño es muy feliz muchas veces, pero otras se siente triste porque no se siente amado, el objeto de su amor está amando a otro. El padre aprovecha para decir que, como siempre, ha actuado mal y no merece ser amada y que la están engañando, siempre la están engañando porque no es capaz.




El adulto simplemente se pone serio y no dice nada. Trata de valorar si el esfuerzo merece la pena. Trata de…

EXPECTATIVAS

Pareciera que tienes que dejarle absoluta libertad al otro para ser lo suficientemente poliamorosa, no puede molestarte nada, no puedes querer nada, porque entonces no eres poliamorosa. Ese tipo de relaciones en las que tienes que "entender" que no puedes ponerle cortapisas al otro me recuerdan un poco a esas relaciones, heterosexuales y monógamas, espero que ya no en vigor, en las que la mujer tenía que entender las "necesidades" del marido. Creo que los extremos no son buenos. Una persona, mejor dicho, el extremo de una persona, que sólo piensa a través del sistema de valores de la libertad, es difícil que cubra las expectativas del otro. Si la otra persona está situada en el mismo extremo, no sabría decir cómo funcionaría esa relación ni si es posible.

Cuando una persona sólo se queda en su posición esperando que todas sus necesidades y deseos sean cubiertos y se respeten todas sus libertades, a pesar de los deseos de los demás, e incluso imponiendo a los demás …